Las tradicionales cadenas comerciales de indumentaria han comenzado a aplicar la tecnología como medio de fidelizar a sus clientes.

La demanda de mejores experiencias a la hora de la compra, llevó a grandes empresas del sector textil a aplicar las últimas tecnologías al presentar sus productos, tanto en sus tiendas virtuales como en sus locales físicos más destacados.

Así, los productos textiles han comenzado a presentarse de manera interactiva con entornos digitales, para que el comprador tenga una experiencia de compra que vincule a las marcas con la vanguardia en innovación.

En los nuevos locales se colocaron pantallas digitales que se han convertido en un elemento distintivo en los que se trasmite al consumidor información que puede ser de su interés, así como animaciones de todo tipo, para tratar que la permanencia en el establecimiento se convierta en una situación novedosa y llamativa.

Con tecnologías de proyección de imágenes y videos en tres dimensiones, los hologramas al estilo del mensaje de Obi Wan Kenoby en las primeras filmaciones de Star War se dirigen al cliente para transmitirle las bondades de los productos y permitirle que vea la indumentaria “en acción”, en especial la deportiva o para el tiempo libre.

Además, los compradores podrán interactuar con esas imágenes y con las pantallas para averiguar detalles que guíen su adquisición, por rutas personalizadas según los programas armados con esos fines.

Entre tanto, las proyecciones apuntarán a mensajes publicitarios, teniendo en cuenta no sólo los últimos dictados de la moda, sino también el tipo de público que accede al local en cuestión, generando experiencias de compra que se prolongarán en el uso de la prenda en cuestión.

 

10 de mayo de 2017 - ep